La bicicleta como protagonista de la nueva movilidad.

Esta semana entran en vigor en Barcelona las primeras sanciones por circular dentro de la zona de bajas emisiones sin el distintivo ECO en nuestro automóvil. El periodo que conocemos como post-confinamiento se ha caracterizado por el boom del deporte outdoor y, en especial, del ciclismo. Todo esto queda un poco pendiente de un hilo porque no sabemos a ciencia cierta si volveremos a ser confinados en el futuro próximo, A pesar de ello, desde la administración parece que no se hace la vista gorda y se empieza a tener en cuenta la bicicleta como protagonista de la nueva movilidad.

movilidad urbana
El futuro de la movilidad urbana pasa por el uso de medios de transporte sostenibles como la bicicleta.

Movimiento de arriba hacia abajo.

Cada vez se aprueban más iniciativas legislativas donde somos los ciudadanos los que debemos adaptarnos a nuevas regulaciones por vía impositiva y/o punitiva. Estas regulaciones surgen de la imperiosa necesidad de reducir los niveles de contaminantes en el aire, responsables de forma directa de más de 500.000 muertes prematuras al año en Europa. También se legisla para reducir el tráfico y congestión de nuestras ciudades. Un caso en nuestro país es la todavía vigente APR o Área de Prioridad Residencial (conocida como Madrid Central) y que ha demostrado ser la zona de bajas emisiones más eficaz de las capitales europeas con una reducción del 32% de la polución por dióxido de nitrógeno.

Barcelona también ha tomado cartas en el asunto y desde esta semana ha puesto en marcha de forma sancionadora la ZBE (Zona de Baixes Emissions Rondes de Barcelona), con la que pretende eliminar de la ciudad cerca de 1,000.000 de vehículos y retirar definitivamente los automóviles que no cumplen con las nuevas normativas medioambientales. Otras ciudades como Pontevedra, Valencia, etc se están poniendo literalmente “las pilas” para fomentar la movilidad eléctrica y eliminar de la circulación a los vehículos de combustión interna.

ZBE (Zona de Baixes Emisions Rondes de Barcelona)
Mapa de la ZBE (Zona de Baixes Emisions Rondes de Barcelona)

Todas estas medidas me parecen sanas y necesarias en mayor o menor grado, pero esta receta sancionadora debe ir acompañada de una inversión “real” en transporte público e infraestructuras. Cuando digo “real” me refiero a una inversión contenida y que vaya dirigida al 100% a agilizar y mejorar el transporte de personas a diario.

Movimiento de abajo hacia arriba.

Desde mi punto de vista, en cierta medida está bien que se legisle para regular el uso del automóvil en las ciudades y otras áreas. No obstante, debe ofrecerse una alternativa a la altura de la demanda de la movilidad que, por desgracia, se ha generado en las últimas décadas. Son la administración y los ayuntamientos los que deben irse adaptando a una nueva realidad que cada día coge mayor empuje.

El uso de la bicicleta está experimentando un crecimiento sin precedentes que se está trasladando del plano recreativo al plano de la movilidad diaria. Estamos presenciando cambios en la percepción que tiene la sociedad de la bicicleta como medio de transporte limpio, sano y que en los tiempos actuales permite mantener una correcta distancia social.

bicycle commuting
Una imagen que cada vez veremos con mayor frecuencia. Aumento de los desplazamientos en bicicleta y reducción del uso del coche.

Y ante el empuje que está experimentando el uso de la bicicleta y patinetes eléctricos, pienso que es de sentido común que se establezca una red de carriles intermunicipales que conecten periferia con el centro al igual que sucede en otros países como Holanda o Alemania. Siempre recuerdo cuando visito en septiembre la feria Eurobike en Friedrichshafen, en el sur de Alemania. Mientras todos los expositores y visitantes estamos parados en los eternos atascos que se forman en la entrada a la ciudad, los carriles bici que van paralelos a la carretera fluyen repletos de gente que se desplaza con su ebike al trabajo. ¡Qué envidia más sana!

En España algo empieza a moverse. Hace poco he visto en la revista profesional Tradebike la noticia que ATEBI y la Comunidad de Madrid presentan un plan de subvenciones de hasta 600€ para la compra de una e-bike. En la misma revista hay otro artículo en el que anuncian la creación de una zona de aparcamiento seguro para bicicletas en un centro comercial de Mallorca. Son pequeños gestos que suman.

Incongruencias.

Desgraciadamente, no todas las administraciones están por la labor. Aunque no se trate de un tema de movilidad al 100%, sino más bien de uso recreativo de la bicicleta, hace unas semanas traté el tema del Parque de Collserola y como la dirección del parque quiere poner fin a la práctica del ciclismo dentro de sus límites. Entidades como CSCR (Collserola Sport Respect Ciclisme) están luchando y recogiendo apoyos para evitar una decisión que parece enrocada y carece de todo sentido y sensibilidad.

prohibición bicicletas Parque de Collserola
Lo que no queremos ver. Prohibiciones que no siguen ninguna lógica y que siguen criterios sin fundamento.

Por un lado, estamos frenando el uso del automóvil para la movilidad personal, pero si no se proponen alternativas corremos el riesgo de bloqueo total. Debemos apostar por la bicicleta como protagonista de la nueva movilidad.

En mi opinión, lo primero que debería plantearse es por qué hemos llegado hasta aquí. ¿Por qué millones de ciudadanos deben desplazarse a diario decenas de kilómetros para llegar a su puesto de trabajo? ¿Cómo hemos permitido hipotecar horas y horas de cada uno de nosotros perdidas en el coche, moto o transporte público? Las posibilidades que ofrece el teletrabajo y las nuevas tecnologías deberían ser una herramienta más en pro de reducir emisiones y mejorar nuestra calidad de vida. Quizás el covid-19 tenga la clave de todo. Es para reflexionar.

Deja una respuesta